Doce recetas con albahaca fresca

Hoy hemos elegido como protagonista del recopilatorio de recetas una hierba aromática, la albahaca (Ocimum basilicum), una planta anual de la familia de las Lamináceas más utilizadas en la cocina, sobre todo en la cocina italiana. Combina muy bien con muchos alimentos, con el tomate y el queso seguramente es lo más habitual, además de la pasta y la imprescindible salsa pesto que tantas veces acompaña. Pero hay muchas otras combinaciones que os mostramos en estas Doce recetas con albahaca fresca.

Podemos disponer de albahaca fresca todo el año, si se cultiva en casa seguramente serán sólo los meses de calor los más fructíferos (la albahaca morada soporta mejor el frío), pero en el mercado, en la zona de refrigerados, la encontramos todo el año en pequeños envases plásticos. A veces se compra albahaca fresca para hacer un plato y después no se sabe qué hacer con la que no se ha gastado, no recurráis a la albahaca seca para sustituirla, no es lo mismo, además no os volverá a suceder si tomáis nota de estas recetas con albahaca fresca.

En la imagen superior tenéis las miniaturas de las fotografías que podréis ver ampliadas en el post de su receta, a la que podréis acceder pulsando sobre el nombre de la misma, en el listado que a continuación podéis ver, como siempre, siguiendo el orden de izquierda a derecha.

Paté de aceitunas verdes: Un paté inspirado en el tradicional tapenade, pero con aceitunas verdes rellenas de anchoa, albahaca, ajo, aceite de oliva virgen extra… ideal para cualquier aperitivo.

Melanzane alla parmigiana: O Berenjenas a la parmesana, una receta tradicional del sur de Italia, imprescindible en cualquier recetario, es un entrante delicioso con el que conquistar a todos los comensales.

Labneh con pimientos asados y albahaca: Este es un plato para disfrutar en cualquier comida informal o un plato muy completo para servir en la cena, ligero y muy nutritivo, si no habéis probado los pimientos asados con albahaca, os sorprenderá.

Sopa de tomate con mozzarella y albahaca: La extraña temperatura otoñal de este año nos permite disfrutar todavía de buenos tomates, una buena forma de hacerlo es con esta sopa fría, fácil y rápida de hacer.

Armoniche con tomate seco, requesón y anchoas: Una pasta atractiva y con mucho cuerpo precisa de un acompañamiento igualmente importante, tomates secos, anchoas, requesón, piñones y una buena dosis de albahaca, veréis que delicia.

Orecchiette con cecina, tomate y albahaca: Otra idea con pasta diferente a lo habitual, en este caso con tomates cherry, cecina, queso curado, ajo, vinagre balsámico… y claro, la albahaca fresca.

Rape con mojo de albahaca y pimientos confitados: Los pestos, mojos o salsas con albahaca también aromatizan y dan sabor armonioso a los pescados, como a los daditos de rape cocinados a la plancha.

Lubina con sopa de coco y albahaca: Un aceite de albahaca es parte de la elaboración de este plato, pero estas aromáticas hojas también tienen protagonismo en la sopa de coco, una exquisitez para acompañar un pescado tan sabroso como la lubina.

Entrecot con champiñones y queso azul: La albahaca aporta el toque final a la salsa con setas que alegra este corte de carne, muy sabrosa y perfumada, para repetir.

Pan de tomate y albahaca: Estos panecillos harán las delicias de los comensales, les vais a sorprender y si les gustan los sabores atrevidos, animaros con la inclusión de la salsa brava.

Vinagreta de albahaca y limón: No podía faltar un aceite aromatizado con albahaca en nuestra despensa, hacerlo en casa es muy fácil, aquí lo tenéis.

Sherbet de limón y albahaca: Aunque al hacer esta receta utilizamos albahaca liofilizada, probadla con albahaca fresca, por supuesto resulta mucho mejor en aroma y sabor. Ideal para servir al finalizar un menú contundente o para separar el plato de pescado y carne.

¡¡¡Feliz Semana!!!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (41 votos, media: 4,46 de 5)
Loading ... Loading ...