Doce recetas con queso feta

Recetas con queso feta

Hoy es un queso tradicional griego nuestro protagonista del recopilatorio de recetas, un queso muy apreciado por su textura y su sabor, y muy versátil en la cocina como podéis ver en estas Doce recetas con queso feta. Una de las cosas por las que nos gusta hacer este artículo dominical es que nos damos cuenta de que hay ausencia de muchas recetas que queremos compartir con vosotros, en este caso particularmente vemos que os debemos algunas de nuestras recetas de postres con queso feta, pues este queso aporta un toque especial para ellos.

De momento aquí tenéis Doce recetas con queso feta que comprenden aperitivos y entrantes, con las que esperamos que os inspiréis a hacer vuestros platos o a seguir las recetas tal y como os explicamos, son sencillas, sabrosas y saludables, es importante comer bien, rico y sano. Como la mayoría de quesos, el feta acompaña muy bien a las pastas, también a las verduras y es ideal para hacer salsas, tanto cocinado como en fresco, seguro que ya lo habéis probado.

A continuación podéis ver el nombre de los platos de la fotografía que ilustra este post y acceder a la explicación de la receta pulsando sobre el mismo, como siempre, siguiendo el orden de izquierda a derecha.

Coca de queso feta, tapenade y mermelada de pimiento: Preparamos una coca casera de aceite y comino, deliciosa para combinar con el paté de aceitunas, la mermelada de pimiento rojo y el queso feta.

Tartaletas de berenjena, feta y kumato: Un aperitivo para tomar de un bocado, si haces o compras las tartaletas más pequeñas. La berenjena asada mezclada con el queso feta y algo más para condimentar, es el principal relleno de las tartaletas. El conjunto de este bocado es el sabor del mediterráneo.

Cucurucho de berenjena y queso feta: Otra propuesta de berenjena asada con queso feta, aunque aquí queda entero y se puede disfrutar de su textura. En este aperitivo el soporte de la crema es una oblea de empanadilla que horneamos en un molde en forma de cono.

Puré de coliflor y setas con queso feta: Este puede ser un aperitivo o un entrante, muy reconfortante además de nutritivo y ligero. El sabor de las setas no es porque éstas estén incluidas, utilizamos el agua de setas, en ocasiones la que recuperamos tras hidratar setas, y en otros casos aprovechando el agua que desprenden las setas congeladas.

Paquetitos de pasta philo con feta y tomates cherry: Un aperitivo tan sencillo como irresistible, la masa filo es fina y rápida de hornear para obtener una textura crujiente, el queso aromatizado con especias al gusto es un relleno ideal que se hace más jugoso acompañado de unos tomates cherry.

Queso feta al horno: Si quieres hacer disfrutar a tus comensales con un aperitivo que impide mediar palabra para no perder bocado, prepara el queso feta al horno, especias y calor es lo único necesario.

Ensalada de orzo con aguacate, feta y anchoas: Todavía se dan días cálidos para disfrutar de esta ensalada nutritiva, refrescante y muy sabrosa. El orzo es un tipo de pasta que quizá no es tan habitual como otras, pero cuando la incluyes un par de veces en tu recetario, ya no puedes prescindir de ella.

Ensalada de melón, queso feta y vinagreta de anchoas: Para hacer esta ensalada puedes utilizar la variedad de melón que desee, en este caso es un Cantalupo, pero el melón piel de sapo que todavía está en el mercado, también acompaña muy bien al queso feta, insuperable con la vinagreta de anchoas…

Panzanella: No sólo es un plato sabrosísimo, además es nutritivo e ideal para consumir el pan que se ha puesto algo duro. Tomates, queso feta, cebolla morada, aceitunas, pan, albahaca… un bocado de la Toscana.

Espaguetis negros con quesos aromatizados: Con antelación hay que preparar los quesos aromatizados, es muy sencillo y podemos seleccionar las especias que más nos gusten para ello. La pasta negra no sólo marida bien con los productos del mar, con esta receta lo comprobarás, aunque siempre puedes variar el tipo de pasta para disfrutar de este plato, sea blanca o de colores, de trigo o de otro cereal, fresca o seca… incluso rellena, por ejemplo de setas o espinacas.

Cuscús de anchoas con remolacha y queso feta: Combinan sabores dulces y salados, texturas cremosas, crujientes, esponjosas… un entrante muy sabroso, original, fácil de preparar y con el que seguro que seduces a tus comensales más exigentes.

Macarrones con espárragos, jamón y crema de ajos: La versatilidad del queso feta es casi equiparable a la versatilidad de la pasta. Este es un plato muy completo como puedes apreciar, ideal para cualquier día de la semana o para una cena sabrosa y nutritiva. Seguro que te gustará.

¡¡Feliz semana!!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (86 votos, media: 4,72 de 5)
Loading ... Loading ...