Obligación de informar sobre los productos alimenticios que someten a reduflación

En Francia se ha presentado un decreto en el que se obliga a los minoristas a colocar carteles que informan sobre los productos alimenticios que someten a reduflación, es decir, una reducción de la cantidad de producto sin que se haya reducido el precio o incluso aumente. Esta medida que entrará en vigor el próximo 1 de julio ha resultado controvertida y no goza de gran aceptación.

Informar a los consumidores franceses sobre los productos alimenticios que han sufrido reduflación

En Francia se están preparando unos nuevos carteles que informan sobre los productos alimenticios que someten a reduflación o shrinkflation, medida que busca informar a los consumidores debidamente, sobre qué productos alimenticios se comercializan con un menor tamaño sin reducir el precio. Según un decreto publicado a mediados del pasado mes de abril, los minoristas franceses estarán obligados a informar a los consumidores de aquellos casos de reduflación.

En ese país se anunció el año pasado la intención de prohibir la reduflación como un paso más para mejorar la transparencia y acabar con lo que se considera una estafa o fraude. Como ya hemos explicado anteriormente, la reduflación es la práctica de algunas empresas alimentarias para reducir la cantidad de producto que ofrecen sin reducir el precio, pudiendo incluso aumentarlo. Este tipo de prácticas son habituales especialmente en periodos de inflación y tienen el cometido de encarecer los alimentos sin que el consumidor se dé cuenta de ello.

Bruno Le Maire, Ministro de Economía, Finanzas y Recuperación de Francia, ha explicado que se lucha contra esta práctica para ponerle fin, su intención es restaurar la confianza de los consumidores y eso conlleva una total transparencia. Por tanto, a partir del próximo 1 de julio será obligatorio indicar cuándo un producto alimenticio cambia de tamaño, especificando la evolución del precio en relación al peso o cantidad de producto, de modo que los consumidores puedan conocer los verdaderos cambios del precio de los productos alimenticios.

Los minoristas señalarán la reduflación a los consumidores con carteles donde se explicará que para un determinado producto, el precio ha pasado de “x” a “y”, mientras que la cantidad aumentó en “X”, se mantuvo igual o disminuyo “X” porcentaje. Esta medida afectará a alimentos envasados como, por ejemplo, el arroz, pero también a productos no alimentarios como el detergente. Los alimentos que se comercializan a granel no estarán afectados y tampoco aquellos que puedan variar durante su preparación.

Hay algunas categorías alimentarias afectadas por la reduflación, incluida la de productos de confitería que en los últimos meses se está viendo afectada por los precios récord del cacao debido a un cúmulo de factores, reducción de la producción, cambio climático, enfermedades, especulación, etc. De todo ello hablábamos en el post ¿Por qué aumenta el precio del cacao de un modo tan escandaloso?

Reducir la cantidad de producto que se ofrecen, pero sin reducir el precio

Varias empresas justifican la decisión de reducir la cantidad de producto asegurando que no se toma a la ligera, ya que es el modo de ofrecer la mejor relación calidad/precio posible sin que se vea comprometida la calidad o el sabor. Y es que de otro modo se estaría hablando de cheapflación, es decir, sustituir materias primas o ingredientes por otros cuyo coste sea menor y así poder abordar el aumento del precio de las materias primas sin tener que aumentar el precio del producto. Pero incluso con esta práctica, las empresas alimentarias tienen la obligación de informar a los consumidores.

El caso es que el decreto que podéis leer aquí resulta controvertido, algunas asociaciones de empresas aseguran que la ley va demasiado lejos. Se puede citar al grupo comercial ANIA (Association Nationale des Industries Alimentaires), que manifiesta estar en desacuerdo con que la reduflación se describa como una estafa, ya que afecta a un muy pequeño porcentaje de productos alimenticios.

Por otro lado, la asociación de consumidores UFC-Que Choisir cuestiona que la medida sea eficaz para traer más transparencia a los consumidores, ya que considera que sería más efectivo que se introdujera un etiquetado en los envases de los productos alimenticios y que la medida se extendiera también a las tiendas online, no sólo a las tiendas físicas.

Será cuestión de ver cómo se implementa y si realmente la medida de colocar un cartel al lado de los productos como explican aquí es efectiva.

Fotos | Depositphotos

Deja una respuesta

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

Responsable: Gastronomía & Cía
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.