Cómo hacer chocolate plástico

Si queréis saber cómo hacer chocolate plástico para la decoración de vuestras tartas o postres variados, a continuación os mostramos lo sencillo que es, simplemente son necesarios dos ingredientes, chocolate y jarabe de glucosa, aunque hay otras fórmulas que permiten obtener el chocolate plástico, también llamado chocolate moldeable (chocolate plastique), esta es de las más sencillas de hacer y que están al alcance de todos.

El jarabe de glucosa se puede encontrar en tiendas especializadas, en comercios de alimentación intercultural y en algunas ciudades lo venden en las farmacias. Tenemos que probar una alternativa que nos comentaron para hacer el chocolate plástico en caso de no encontrar el jarabe de glucosa, es utilizando un almíbar, pero como de momento no lo hemos llevado a la práctica, no podemos comentaros los resultados, que imaginamos buenos también.

Con el chocolate plástico se pueden hacer muchas decoraciones para postres, no sólo las rosas de chocolate que os comentamos. Desde coberturas completas para cubrir tartas como un fondant, a las figuras que quieras imaginar, y modelar, pues este preparado se puede trabajar como una plastelina.

También se puede teñir de colores añadiendo colorantes alimentarios, pintando posteriormente con los sprays comestibles (oro, plata y el arcoíris de colores que ofrece el mundo de la repostería actualmente) o decorando con sprinkles. Las opciones son tantas como la creatividad marque.

Sobre la fórmula o cómo hacer chocolate plástico, pues es tan sencillo como mezclar una parte de chocolate fondant y media de jarabe de glucosa, es decir, si utilizamos 200 gramos de chocolate, debemos mezclarlo con 100 gramos de jarabe de glucosa.

Ingredientes

200 gramos de chocolate fondant (puede ser negro, con leche o blanco), 100 gramos de jarabe de glucosa.

Elaboración

Trocea el chocolate chocolate y ponlo en un cuenco apto para microondas, calienta en tiempos cortos, de 30 segundos aproximadamente, es preferible tener que ponerlo tres veces a que adquiera demasiada temperatura o incluso se queme (también se puede fundir al baño maría). Cuando veas que parte del chocolate se ha fundido, aunque haya trozos enteros mezcla y bate con una espátula, el calor del chocolate se repartirá y se fundirá todo a una temperatura moderada, lo que ayudará a que el chocolate conserve su sabor y brillo entre otras cosas.

Una vez que tengas el chocolate fundido, vierte el jarabe de glucosa poco a poco y mezclándolo bien con el chocolate, hasta obtener una mezcla homogénea, forma una bola o extiéndelo en una bandeja cubierta con film transparente o silpat, cubriendo también el chocolate plástico. Y deja enfriar por completo. Después deja reposar unas 4-6 horas.

A la hora de moldear el chocolate, toma una porción de la pieza, la que vayas a utilizar inmediatamente, caliéntala cinco o diez segundos en el microondas (menos tiempo cuanto menor sea la porción) para que esté maleable y trabájala según las figura o el uso que le quieras dar.

El chocolate plástico se puede trabajar con las manos directamente, pero puede dejar marcas, así que es habitual el uso de guantes. Si tienes que extenderlo con el rodillo, será muy útil cubrirlo con film transparente o una lámina de silicona. Si te sobra chocolate plástico, puedes conservarlo varias semanas en un recipiente hermético en el frigorífico.

Sobre estas líneas os dejamos otro vídeo en el que podéis ver otro método para hacer rosas de chocolate, en este caso son rosas de chocolate blanco. Esperamos que lo intentéis, es más fácil de lo que parece, y no hay rosa imperfecta, éstas son como las que nos ofrece la naturaleza, cada rosa es única.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (47 votos, media: 4,89 de 5)
Loading ... Loading ...