Mayonesa sin huevo

Cómo hacer lactonesa o mayonesa sin huevo, salsa emulsionada de leche y aceite, receta paso a paso con consejos.

Mayonesa sin huevo

Más que una mayonesa sin huevo, deberíamos hablar de una salsa emulsionada de aceite y leche, se conoce también como lactonesa. Esta salsa es una alternativa a la mayonesa casera muy interesante, sobre todo en verano, pues ya sabemos que con el calor proliferan las bacterias, como las del grupo de la salmonella, causantes de muchas toxiinfecciones alimentarias.

La lactonesa o emulsión de aceite y leche es también una salsa que agradecen las personas que por distintos motivos, no pueden consumir huevo, y la verdad, lo agradecen mucho. Es más, hay muchas personas que una vez que prueban la mayonesa sin huevo, aunque no tengan que evitar este alimento, adoptan esta salsa para consumo habitual. El sabor es muy similar, el que predomina es el del aceite utilizado, además se pueden añadir otros elementos que aportan sabor, desde el zumo de limón o el vinagre que ya es habitual en la mayonesa o mahonesa tradicional, al ajo, hierbas aromáticas, especias, mostaza, salsa de tomate…

Ingredientes

90 gramos de leche (puede ser semidesnatada), 185 gramos de aceite de girasol, 15 gramos de aceite de oliva virgen extra, una pizca de sal.

Elaboración

Hacer una salsa emulsionada de este estilo tiene una rápida y sencilla explicación, pero antes debemos decir que las cantidades arriba indicadas son orientativas, generalmente hacemos esta salsa a ojo, pero hemos pesado los ingredientes para que tengáis una base si es la primera vez que la vais a preparar.

Que se produzca una emulsión con leche en lugar de con huevo y aceite es totalmente factible, os explicaremos muy pronto más detalles al respecto, se puede hacer con distintos tipos de proteína y también con distintos tipos de aceite. Lo que hay que reconocer también que la mayonesa sin huevo es menos estable que la emulsión con yema de huevo.

Veréis que hemos utilizado dos tipos de aceite, el de girasol y un poco de aceite de oliva virgen extra, es como nos gusta a nosotros, pero se puede hacer sólo con uno u otro. Si normalmente hacéis la mayonesa con aceite de girasol, no hace falta que añadáis el de oliva, pero en esta salsa le aporta un toque de sabor y además color, en caso contrario, al no estar presente la yema de huevo, la salsa queda blanca.

Para preparar la emulsión, basta con poner en el vaso de la batidora la leche, una pizca de sal y empezar a añadir el aceite a hilo a la vez que se va batiendo. Como os comentábamos, podéis añadir un chorrito de zumo de limón o vinagre si es de vuestro agrado. Otras versiones de mayonesa sin huevo las iremos viendo próximamente.

El resultado ya lo veis, una salsa que no se corta, resulta muy cremosa y con un sabor que os sorprenderá, o quizá no, las mayonesas blancas son más antiguas de lo que creemos…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,63 de 5)
Loading ... Loading ...