Paté de hígado de cordero

Paté de hígado de cordero

Debemos reconocer que hasta hace bien poco, hemos trabajado escasamente con la casquería, hace algún tiempo ya dijimos que pondríamos remedio y paso a paso lo vamos haciendo, y cada vez más satisfechos, sobre todo con resultados como el que nos ha ofrecido el Paté de hígado de cordero.

Descubrimientos como este Paté de hígado de cordero ayudan a dejar en los lineales de los supermercados los patés comerciales, pues en primer lugar no sabemos con seguridad qué es lo que llevan, y en segundo lugar porque podemos hacernos patés deliciosos aromatizándolos con lo que más nos guste, haciéndolos más suaves para untar sobre unas tostadas o con un sabor más intenso si van a formar parte de una salsa, una farsa u otra elaboración.

Con este Paté de hígado de cordero dimos un buen punto de sabor a los Garbanzos con fondo de cordero, pero hoy hemos hecho unos Canelones de cordero que no dudamos ni un momento en convertirlos en los Canelones que serviremos esta Navidad.

Ingredientes

1 hígado de cordero, 20 gramos de almendras, 20 gramos de avellanas, 2 cucharones (de los de servir la sopa) de fondo de cordero (si no tuvieras, puedes utilizar otro caldo de carne), 3 dientes de ajo, tomillo, pimentón, ½ vaso de vino blanco, pimienta negra, tomillo, aceite de oliva, sal.

Elaboracion

La elaboración del paté de hígado de cordero es muy sencilla, una vez tengas el hígado bien limpio, trocéalo. Pela los ajos y pícalos, pon un poco de aceite de oliva en una sartén y rehoga el hígado con los ajitos, salpimentando al gusto y añadiendo el tomillo.

Cuando el hígado esté ligeramente dorado, riega con el vino blanco, baja el fuego y deja reducir moviendo de vez en cuando. Finalmente añade un poco de pimentón dulce y retira del fuego.

Pasa este preparado al vaso de la Thermomix o de la batidora que vayas a utilizar, y añade los frutos secos y el fondo de cordero. Tritura hasta obtener una pasta, prueba y rectifica de especias si fuera necesario.

Pon el paté de hígado de cordero en un recipiente con tapa hermética, primero déjalo enfriar a temperatura ambiente y después, bien tapado, resérvalo en el frigorífico hasta el momento de su degustación. Al día siguiente está mucho más rico. ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,83 de 5)
Loading ... Loading ...