Crema de champiñones

Cómo hacer una crema de champiñones clásica, partiendo de un fondo blanco o roux blanco con leche. Receta explicada paso a paso de un entrante fácil de hacer, una crema suave y sabrosa.

Crema de champiñones

Esta es la Crema de champiñones clásica, es sencilla, rápida de elaborar e inevitablemente cremosa y sabrosa. Se elabora con el método base de las cremas de cocina salada (crème-potage), un fondo blanco o una bechamel ligera, el ingrediente protagonista (en este caso champiñón de París) y nata, para aportar más cremosidad si cabe.

Pensamos que las recetas clásicas no deben perderse, esta Crema de champiñones puede ser la base de muchas variantes si se quiere ser creativo o aportar nuevos matices, pero en más de una ocasión se querrá volver a degustar la receta tradicional porque realmente es un entrante suave y elegante al paladar, invita a repetir.

Ingredientes (4 comensales)

Para el fondo blanco o bechamel

20 gramos de harina, 15 gramos de mantequilla, 400 gramos de leche, pimienta blanca, nuez moscada, sal.

Para la crema de champiñones

325 gramos de champiñones, 80 gramos de nata o crema de leche para cocinar, cebollino (opcional), flores de romero (opcional), sal, mantequilla o aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Puedes hacer esta crema con champiñones de París o Portobello). Limpia bien los champiñones y córtalos en cuartos (reserva uno o dos, según el tamaño, para la decoración), pon una sartén amplia con la mantequilla o con aceite de oliva virgen extra y rehoga los champiñones, añadiendo sal al gusto.

Cocina los champiñones hasta que estén tiernos y empiecen a dorarse. Mientras tanto, en una cazuela o en un cazo, prepara un roux blanco, pon la harina y a fuego medio-bajo, ve moviéndola para que pierda el sabor a crudo, no debe coger color.

Añade después la mantequilla y deja que se vaya fundiendo mientras mezclas con la harina, se formará una pasta. Moja con la leche y sube el fuego, bate con las varillas enérgicamente para que se integre el roux. Cuando rompa a hervir, baja el fuego y sin dejar de remover, cuece hasta que la bechamel espese.

Crema de champiñones

Llegado este punto, apaga el fuego y condimenta la bechamel con la nuez moscada, la pimienta y sal al gusto. Pruébala y rectifica. Pasa por la batidora el fondo blanco con los champiñones salteados hasta obtener una crema fina, pásala por el chino y vuelve a ponerla en la cazuela. Lleva de nuevo a ebullición, después baja el fuego y añade la nata, cuece un par de minutos y retira del fuego.

Corta los champiñones reservados en brunoise, pica el cebollino y mezcla.

Emplatado

Sirve la crema de champiñones en platos hondos, reparte en el centro de cada uno una cucharada de champiñones picados, decora con las flores de romero (es opcional) y sirve caliente. ¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...