Pollo piccata

Pollo piccata

El Pollo picatta es un plato principal muy fácil de preparar y refrescante por los sabores ácidos que proporciona. Se elabora con pechuga de pollo en filetes gruesos y se aromatiza con vino blanco, limón y alcaparras principalmente, aunque hay muchas fórmulas para preparar esta receta, se puede añadir ajo, chalotas, perejil… también es habitual el uso de mantequilla para cocinar, incluso hay recetas en las que la salsa se termina con un poco de nata.

Nuestra receta de Pollo picatta para un día de diario suele ser esta, sencilla, rápida y muy sabrosa, además ligera. Si preparamos esta receta para una comida especial la aromatizamos más y buscamos más cremosidad en la salsa, cuidando también el emplatado. Cuando la preparemos de nuevo os mostraremos el resultado, pues aunque sea un plato sencillo, es digno de engalanar una mesa de fiesta, simplemente porque gusta a todos los que lo prueban. Por cierto, en Italia se conoce como Piccata, otro plato que se elabora con ternera, aunque también se hace con pescado, de ello os hablaremos próximamente, ahora os animamos a tomar nota de esta receta de pollo.

Ingredientes (4 comensales)

4 pechugas de pollo, c/n de harina, pimienta negra recién molida, sal, 350 gramos de vino blanco, 150 gramos de zumo de limón natural (y su piel rallada si lo deseas), 2-3 c/s de alcaparras, perejil.

Elaboración

Limpia bien las pechugas de pollo y córtalas en dos, en mariposa, por la mitad como si fuera un bocadillo y separándola en dos filetes. Salpimenta al gusto y pasa cada filete por harina. Pon una sartén con un poco de aceite, sin llegar a ser un fondo de aceite (también se puede hacer con mantequilla), cuando esté caliente incorpora los filetes.

Pollo piccata

Hazlo en una sartén grande o en tandas para que los filetes no se monten unos encima de otros. Hazlos primero por un lado, durante unos tres minutos o hasta que estén dorados, dales la vuelta y retira de la sartén.

Desglasa con el vino blanco, añade también el zumo de limón y salpimenta al gusto. Deja reducir y si quieres una salsa densa, añade una pizca de maizena disuelta en agua para que espese.

Incorpora el pollo cuando la salsa esté reducida y añade las alcaparras, dale la vuelta, el tiempo será el justo para que se impregne ligeramente de la salsa, aunque si te gusta el pollo muy hecho puedes dejarlo unos minutos en la sartén bajando unpoco el fuego.

Emplatado

Sirve las pechugas de pollo al limón regándolas con el jugo y las alcaparras, añade un poco de perejil rizado. Puedes acompañar este plato con unas verduras, o como es más habitual, con pasta o polenta. ¡Buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (59 votos, media: 4,44 de 5)
Loading ... Loading ...