Fruta en almíbar

Estamos en el mejor momento de hacer fruta en almíbar y la que os mostramos hoy es la elaboración más sencilla para empezar, sólo es necesaria la fruta escogida, agua y azúcar. Pero ya que te pones, si lo deseas también puedes aromatizar el almíbar con limón, canela, azafrán u otras especias. Cada uno que haga sus pruebas y combinaciones y que las comparta.

La fruta en almíbar es un buen recurso para disfrutar de las frutas de verano cuando estamos fuera de temporada, además de poder elaborar ricos postres con ellas, en ocasiones es la única opción para que algunos tomen fruta.

En casa apenas consumimos fruta en almíbar, está riquísima, pero nos gusta mucho más disfrutar de la fruta fresca, con su propio dulzor y todas sus vitaminas. Por eso solemos hacer la fruta en almíbar para consumir en breve, para elaboraciones concretas. Teníamos unos kiwis que queríamos hacer en almíbar para una tarta de cumpleaños, y es la que hemos hecho hoy, pero esta misma elaboración se puede hacer con cualquier otra fruta, melón, mango, melocotón, piña, nectarinas, albaricoques, peras, etc.

Ingredientes

1 kilo de fruta limpia (sin huesos ni piel), 500 mililitros de agua, 250 gramos de azúcar.

Elaboración

Puedes variar los porcentajes proporcionalmente, pero también puedes hacer un almíbar más denso poniendo mayor cantidad de azúcar a la misma cantidad de agua, eso irá a gustos.

La fruta debe estar pelada y deshuesada, puedes trocearla como prefieras o dejarla en mitades, pero ten en cuenta que los tarros de cristal con cierre hermético deben tener la boca lo suficientemente grande para poder introducir la fruta sin presionarla.

Dispón el agua con el azúcar en un cazo y llévalo al fuego, cuando entre en ebullición reduce la temperatura y deja cocer entre 15-20 minutos, o hasta obtener un almíbar ligero. Si la fruta está muy entera, introdúcela en el almíbar y deja cocer tres minutos a fuego lento, pero si está en su punto de maduración, introdúcela directamente en los tarros y después vierte sobre ella el almíbar caliente.

Si quieres hacer conservas, tapa los tarros, dales la vuelta unos minutos y cuece al baño maría durante 30 minutos. Después deja enfriar y ya tienes tu fruta en almíbar casera en la despensa. Y cuando consumas la fruta, el almíbar lo puedes utilizar para mojar el interior de un bizcocho antes de rellenarlo, para hacer un caramelo, un cóctel o una sangría entre otras cosas, proporcionando parte del sabor de la fruta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (40 votos, media: 4,70 de 5)
Loading ... Loading ...