Receta de Natillas

Receta tradicional de natillas, un postre fácil de hacer y delicioso. Las natillas caseras son mucho más ricas y naturales que las comerciales, toma nota de la elaboración paso a paso y disfrutarás de unas deliciosas natillas hechas en casa todas las semanas.

Natillas caseras

Hoy han sido las natillas las que han engalanado nuestra mesa y han seducido a nuestro paladar, es otra receta de postre tradicional que se puede elaborar fácilmente y nos permite desterrar los postres preparados que nunca serán lo mismo que los que hagamos con nuestras manitas.

Como teníamos unas hermosas fresas, hemos servido las natillas con fresas, canela y unas gotas de chocolate. La combinación ha sido más seductora si cabe. La clásica receta de natillas suele servirse con canela o con galletas tipo Maria, ambas cosas o con lo que más agrade al comensal. Nosotros somos de los que ponemos canela en cada cucharada, salvo excepciones. Se pueden aromatizar con vainilla, limón o canela, o una combinación. A la hora de cocerlas, puede ser al baño maría o en un cazo a fuego lento, esta es nuestra opción.

Ingredientes

1 litro de leche, 5-6 yemas de huevo (depende del tamaño), 150 gramos de azúcar, un trozo de piel de limón, una vaina de vainilla, una ramita de canela (opcional), 40 gramos de fécula de maíz (puedes disminuir o aumentar la cantidad según prefieras la consistencia, más líquida o más espesa).


Elaboración

Pon la leche en un cazo, reserva un vaso de leche en el que disolverás la maizena. Acompaña la leche con la piel de limón, la vainilla y la canela, y ponla a calentar.

En un cuenco amplio, vierte las yemas y el azúcar, bátelas y a continuación incorpora la leche con la fécula de maíz disuelta y mezcla bien.

Cuando la leche rompa a hervir, retírala del fuego y deja un par de minutos para que infusionen las especias. Retíralas (limón, vainilla y canela) e incorpora el contenido del cuenco al cazo de la leche.

Cuece a fuego lento sin dejar de mover con una cuchara de madera (no debe hervir en ningún momento), hasta que la textura de las natillas esté ligeramente espesa. Llegado este punto, vierte las natillas en las copas, cuencos o cazuelitas a través de un colador para evitar que haya algún grumito, deja enfriar a temperatura ambiente y después reserva en el frigorífico.

Natillas caseras

Emplatado

Sirve las natillas con un poco de canela en polvo, con una galleta sobre ellas o con fresas como hemos hecho nosotros. En este caso, lava las fresas antes de retirar el peciolo y después córtalas en rodajas, disponlas alrededor de las natillas y reserva una cortada en forma de abanico para el centro. Espolvorea un poco de canela y termina con unas gotas de sirope de chocolate auténtico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (36 votos, media: 4,78 de 5)
Loading ... Loading ...