¿Se pueden considerar los alimentos transgénicos alimentos naturales?

En Estados Unidos la FDA no define el término natural y permite que las empresas que trabajan con materias primas transgénicas, incluyan en los envases alimentarios definiciones como ’100% natural’.

Definición del término natural de los alimentos

A finales del año pasado, un consumidor (Elizabeth Cox) presentaba una denuncia contra Gruma Corporation, uno de los fabricante más importantes de harinas y tortitas de maíz, la razón de la denuncia era que se estaba identificando a los productos como naturales, conteniendo ingredientes modificados genéticamente. La demandante cree que no se puede designar como natural a aquellos alimentos que contienen ingredientes transgénicos, considera que es una declaración falsa que engaña a los consumidores.

Quien tiene que responder a la pregunta ¿se pueden considerar los alimentos transgénicos alimentos naturales? es la FDA (Food and Drug Administration), pero la realidad es que no se ha definido el término ‘natural’, además hay que tener en cuenta que se ha estado aplicando el principio de equivalencia sustancial, es decir, un alimento modificado genéticamente es seguro cuando es equivalente en composición y características nutricionales a un alimento tradicional. El caso es que el juez ha determinado un plazo de seis meses para dar tiempo a la FDA a que defina el término ‘natural’ o que se pronuncie sobre si los alimentos procesados que contienen ingredientes transgénicos pueden etiquetarse como naturales.

Se trata de un paréntesis provisional que posiblemente no servirá más que para alargar lo que se puede intuir, el resultado quizá será el mismo que en el caso de la marca de aceites vegetales Wesson que comercializa ConAgra Foods. En la etiqueta de estos aceites aparece el mensaje ’100% natural’ a pesar de que el aceite se ha elaborado con maíz transgénico. También se demandó a esta compañía y no parece haber servido de nada, de hecho, se han presentado varias demandas contra otras marcas de alimentación y ninguna ha prosperado, en el caso de Gruma Corporation no vemos ninguna diferencia que se transforme en un veredicto favorable.

En la mayoría de los casos, los demandantes citan la definición de Monsanto sobre sus productos, “los alimentos transgénicos se han obtenido de plantas o animales a los que se les ha alterado su composición genética para que incluyeran rasgos que de forma natural no tendrían“. Pero lo que diga Monsanto es lo de menos, debe ser la FDA quien defina qué se considera ‘natural’ y al no existir definición, hay un vacío legal que las empresas utilizan y no incumplen la legislación. El tribunal suspende la demanda por un plazo de seis meses y refiere que la FDA debe determinar si este tipo de alimentos pueden ser etiquetados como naturales.

En varias ocasiones la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos ha declinado definir el término natural, como decíamos, otras demandas no han prosperado por la misma cuestión y varios jueces consideran que es muy poco probable que a corto plazo la FDA termine definiendo dicho término y en qué tipo de alimentos se puede aplicar. Gruma Corporation solicita que se desestime inmediatamente la demanda, tiene para ello argumentos de peso, anteriores demandas no han prosperado por la misma razón y la FDA presumiblemente se mantendrá inamovible, no definirá el término ‘natural’ aplicado en los alimentos, la espera de seis meses será una pérdida de tiempo, por lo que no es necesario, según los abogados de la compañía, seguir con el tema.

Stephen Gardner, Director de Litigios del Centro para la Ciencia en Interés Público (CSPINET), ha llevado adelante varias demandas contra las grandes compañías alimentarias por declaraciones presuntamente falsas y engañosas como la citada, indica que esperar seis meses más no va a facilitar las cosas, la razón es que mientras la FDA no defina el marco de la aplicación del término, no hay nada que hacer, además, si lo hiciera forzaría a que en el resto del país se iniciaran demandas similares obligando a los fabricantes a retirar los mensajes y por tanto sería como un etiquetado de alimentos transgénicos, algo que como sabemos, en muchos Estados se solicita como reglamentación, pero que de momento sirve de poco. A esto hay que añadir las declaraciones realizadas por la FDA, no se va a dar una definición a corto plazo, por lo que este tipo de demandas no tienen sentido.

¿Es un alimento transgénico un alimento natural?, tal y como está la situación en Estados Unidos se puede decir que por el momento la respuesta es sí, y la prueba es que los fabricantes utilizan este tipo de mensajes con toda tranquilidad. Claro, que la esperanza no se debe perder, por ello van a continuar las demandas y los consumidores van a luchar para que de una vez se defina qué se considera natural, del mismo modo que siguen luchando en los Estados para cambiar la reglamentación alimentaria y que se identifiquen los alimentos que contienen materia prima modificada genéticamente.

Por cierto, hay que recordar que en la malograda Proposición 37, algunas asociaciones como Natural Products Association (Asociación de Productos Naturales), estaban a favor de que los consumidores conocieran la composición de los alimentos pero estaban en contra de la Proposición 37, consideraban que traería más complicaciones que beneficios, definir qué es natural es complicado. No se podrían etiquetar como alimentos naturales aquellos que se hubieran sometido a diferentes tratamientos, como la molienda, la fermentación, la congelación, la cocción o el enlatado, entre otros. Por ejemplo, un puré de manzanas enlatado no podría ser etiquetado con la descriptiva natural a pesar de no ser un alimento transgénico, esto derivaría en un cambio significativo en el etiquetado de muchos alimentos. Ya lo decíamos entonces, es curioso que una reglamentación que en principio debería arrojar luz y transparencia sobre los alimentos que contienen ingredientes modificados genéticamente, terminará afectado a los alimentos que nada tienen que ver con los transgénicos.

Hay que aclarar que sí existe una definición del término natural dada por la FDA, pero es vaga y no aclara el tema de los alimentos que contienen transgénicos, fructosa u otros ingredientes que muchos consumidores consideran que no deben enmarcarse en el grupo de los alimentos naturales. Para finalizar, es interesante saber que la FDA declara que no tiene conocimiento ni dato alguno que sirva como base para determinar una diferenciación, de nuevo se puede decir que se basa en el principio de equivalencia sustancial, esto quiere decir que no va a exigir un etiquetado especial para los alimentos que contengan transgénicos.

En definitiva, quizá la presión no debe ejercerse sobre las empresas alimentarias, el centro del problema se encuentra en la FDA y en su negativa a cambiar la actual situación.

Foto | SmellLike Food in Here

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...