Huevo de avestruz

El huevo de avestruz es el huevo de mayor tamaño (en la actualidad), equivale aproximadamente a 20-24 huevos de gallina, dependiendo de su peso que puede oscilar entre 1 y 2 kilos. El huevo de avestruz con el que ilustramos este post pesa exactamente 1.390 gramos y mide 16 centímetros, lo hemos adquirido a una agricultora de nuestra localidad que tiene dos avestruces hembra y que nos cuenta, saca una producción anual de 40 huevos por cada una.

A pesar de que el huevo de avestruz es el más grande de las aves, con respecto a la proporción o tamaño del animal le supera el de gallina, es decir, el esfuerzo reproductor del avestruz es menor que el de la gallina, que con cada huevo debe dejar el 3% de su peso. Además, como comentábamos, la producción es muy inferior. Tengamos en cuenta que un avestruz puede pesar 180 kilos y alcanzar una altura de hasta tres metros. Profundizando un poco más sobre esta especie de ave estrutioniforme, rama del árbol filogenético de las aves, podemos saber que su nombre científico Struthio camelus, significa gorrión grande como un camello.

Hace varios años resultaba sorprendente la crianza e industria del avestruz en nuestro país, ahora ya no es una novedad, sin embargo, son muchos los consumidores que todavía no han probado el huevo de avestruz. Introduciéndonos un poco más en las características de este alimento, hay que decir que su cáscara de color blanco-crema es dura, está formada por cristales de carbonato de calcio y no se casca como los tradicionales huevos de gallina, para romperla suele utilizarse un martillo e incluso un taladro, de esta forma se realizan dos agujeros para extraer la clara y la yema, después es muy habitual conservar la cáscara como elemento decorativo.

Con respecto al precio de los huevos de avestruz, éste suele ser elevado, el nuestro nos costó 9 euros, buen precio comparado con otros que demandan en el mercado, hemos llegado a verlos a 25 euros, dado que consideran que es un producto poco habitual.

¿Cómo consumir un huevo de avestruz?, pues de igual forma que podemos consumir los huevos de gallina, su sabor es muy similar, algo más dulce y suave, y más cremoso y esponjoso con el batido. El problema es consumir de una vez el huevo en un hogar a no ser que se tenga una comida con unos diez invitados (aunque también se podría congelar). Otra opción es aprovechar la posesión de un huevo de avestruz (cosa que no se puede conseguir cualquier día) para elaborar varias recetas, bizcochos, quiches, flanes, tortillas, huevos revueltos, tocinitos de cielo, merengues… la verdad es que si nos ponemos una tarde con varias recetas, daríamos buen uso a este nutritivo alimento.

También se puede hacer el huevo duro de avestruz, aunque en este caso hay que tener en cuenta que el tiempo de cocción necesario es de una hora y media aproximadamente. Puede resultar simpático servir a los comensales una rodaja de huevo duro de avestruz, aderezada con aceite de oliva virgen extra y sal está bien rico, también podemos posarla sobre una rebanada de pan de hogaza y aderezar con salsa holandesa, ¿qué os parece?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (70 votos, media: 4,66 de 5)
Loading ... Loading ...