Tramas de la industria de las bebidas y refrescos en Estados Unidos

Impuesto bebidas XL

Hace unas semanas el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, decidió proponer un proyecto de ley para prohibir las bebidas azucaradas tamaño XL, medida que obligaría a cines, restaurantes y diferentes establecimientos a no comercializar formatos que superaran el medio litro, afectaba a diferentes tipos de bebidas. Esta medida no fue bien recibida por la población y especialmente por la industria. Posteriormente podíamos saber que la presidenta de la categoría de refrescos en América del Norte cuestionaba públicamente esta prohibición y era protagonista de una peculiar entrevista que podíamos ver aquí. Pues bien, seguimos conociendo nuevos datos al respecto, en esta ocasión son hechos que muestran algunas de las tramas de la industria de las bebidas y refrescos en Estados Unidos.

Al parecer, recientemente se creó una coalición que pretende evitar que el Alcalde de Nueva York pueda salirse con la suya y prohibir la comercialización de bebidas en formatos superiores al medio litro, pero no se trata de un movimiento ciudadano como se pretende hacer creer, en realidad son las grandes corporaciones, sus grupos de presión y empresas de relaciones públicas quienes intentan controlar la situación, para ello nada mejor que crear falsos movimientos opositores a la ley de las bebidas XL, respaldándose sobre ellos en la lucha contra la medida.

Quizá la medida del alcalde no sea bien recibida y los neoyorquinos tengan derecho a realizar su elección sin el asesoramiento de una ‘niñera’, pero tampoco deberían ser bien recibidos este tipo de grupos de presión que no surgen de un movimiento ciudadano, sino de las grandes empresas que parecen articular como marionetas a los consumidores. La trama de la industria de los refrescos es descubierta por algunos reportajes de investigación.

Según leemos en el artículo de Republic Report, este tipo de movimientos opositores a la ley, en realidad están formados por la mayoría de empresas que se dedican a la elaboración y comercialización de las bebidas afectadas por la medida. Parece ser que los responsables de los movimientos opositores son en realidad empresas y no ciudadanos, es más, la sede ni siquiera se encuentra en Nueva York, sino en Washington DC. En la presentación de páginas como New Yorkers for Beverage Choices, creada para oponerse a la prohibición, figura que es una coalición formada por consumidores, empresas y organizaciones comunitarias que manifiestan tener el derecho a adquirir las bebidas en el formato que deseen. En realidad esta página ha sido creada por la Asociación Estadounidense de Bebidas y las supuestas organizaciones que figuran en ella representan a la mayoría de empresas que comercializan bebidas azucaradas.

La lucha contra los impuestos de las bebidas XL está encabezada por la industria de las bebidas, distribuidores, comercios… nada que ver con la presentación en la que se indica que se trata de una coalición humilde formada por personas que trabajan duro, por familias que luchan para salir adelante y por pequeños comerciantes. Detrás del montaje están empresas como Goddard Claussen, especializadas desde hace años en evitar que se apliquen leyes y medidas que van en contra de los intereses de la industria, pero bajo el paraguas de que son los consumidores quienes se oponen a este tipo de leyes.

Esta empresa fue contratada por la Asociación Americana de Bebidas para luchar contra la prohibición de Michael Bloomberg. En este peculiar campo de juego también interviene la asociación estadounidense Americanos Contra los Impuestos sobre la Alimentación (Americans Against Food Taxes), asociación que en teoría está formada por personas que se oponen al aumento de los impuestos sobre los alimentos y bebidas relacionadas con el sobrepeso o la obesidad, sin embargo, en ella están inscritas los grandes de la industria, The Coca-Cola Company, Red Bull North America o McDonald’s entre otras. Pretenden contar con el respaldo de los consumidores, aunque en realidad éstos no están tan implicados como quieren hacer creer. Pues bien, tras los hilos de la coalición formada contra la prohibición de las bebidas XL, también está la mencionada asociación. Se delata toda la trama a través de los dominios de las páginas webs y cómo estos han cambiado de manos a fin de esconder los verdaderos artífices de los movimientos.

Evidentemente no sorprenden este tipo de manipulaciones, seguramente muchos neoyorkinos no estén de acuerdo con la ley propuesta, pero muchos no se han pronunciado, o simplemente saben que es una ley fácil de eludir, como ya explicamos, es difícil controlar que una persona pueda consumir una bebida de medio litro y después adquirir otra, la ley no se incumple y el ciudadano consumirá igualmente lo que le venga en gana (aunque en teoría, pueda resultar perjudicial para su salud).

Lo que no se puede permitir es que los consumidores sean marionetas y se muestren hechos que no coinciden con la realidad, no se puede hablar de un movimiento ciudadano cuando en realidad es un movimiento de las grandes empresas, no se puede hablar de consumidores que se oponen a la ley, cuando mayoritariamente son los comercios, establecimientos y empresas las que se oponen. Que turbia está la situación, recordemos que incluso algunos investigadores de renombre han defendido los considerados alimentos poco saludables, un ejemplo a citar es David Allison, un reconocido científico estadounidense con un amplio curriculum a sus espaldas y responsable de un centro de investigación de la obesidad en la Universidad de Alabama. Curiosamente aseveraba que no se podía asegurar que el fast food o las bebidas azucaradas estuvieran relacionados con el alto índice de obesidad, algo lógico teniendo en cuenta que David Allison tenía acuerdos comerciales con grandes compañías de este segmento.

Estaremos pendientes de las noticias al respecto, suponemos que ahora les toca jugar a estas asociaciones creadas para luchar contra la propuesta de ley, ¿cómo justificarán que realmente son movimientos ciudadanos ante pruebas tan evidentes?. Podéis conocer más detalles a través del artículo publicado en Food Safety News.

Foto | Ashycat

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...