Ensalada de guisantes frescos, bacon y requesón

Ensalada de guisantes frescos, bacon y requesón

Los guisantes son una de las pocas legumbres que podemos encontrar frescas en nuestra zona, además nos encanta comerlos recién retirados de su vaina, tienen que estar tiernos pero crujientes, dulces y resultan muy refrescantes. Muy pocas veces cocinamos los guisantes cuando los compramos frescos, preferimos disfrutarlos crudos en distintos platos, como esta Ensalada de guisantes frescos, bacon y requesón.

La combinación de los ingredientes de esta ensalada resulta, además de llamativa por la variedad de colores, una verdadera delicia para el paladar por su sabor y juego de texturas, una receta para la primavera, o el verano en caso de que lleguen los guisantes, que será muy refrescante, nutritiva y saludable. La vinagreta de mostaza y miel es un factor importante, aunque podría aderezarse con otras vinagretas os animamos a que la probéis tal cual, esperamos que os guste.

Ingredientes (4 comensales)

200 gramos de guisantes frescos (pesados una vez desvainados), 120 gramos de bacon ahumado en un taco, 50 gramos de radicchio o achicoria roja, 2 rabanitos, 60 gramos de maíz dulce, 150 gramos de requesón.

Para la vinagreta

1 chalota, 20 gramos de mostaza de Dijon, 10 gramos de miel, 10 gramos de vinagre de Jerez, unas gotas de zumo de limón, 60 gramos de aceite de oliva virgen extra, 3 gramos de cebollino fresco, sal.

Elaboración

Prepara la vinagreta, pela la chalota y pícala bien fina, ponla en un bol y añade la mostaza, la miel, el vinagre y el zumo de limón al gusto, mezcla bien con unas varillas pequeñas o un tenedor, a continuación incorpora el aceite de oliva y bate hasta emulsionar la vinagreta, pica el cebollino y añádelo a la vinagreta, además de un poco de sal al gusto. Prueba y rectifica si es necesario. Reserva.

Una vez desvainados los guisantes, ponlos en un bol amplio. Puedes guardar las vainas para otra receta, tenemos algunas propuestas para ello. Haz ahora el bacon para que le dé tiempo a templarse o enfriarse antes de incorporarlo a la ensalada. Córtalo en láminas un poco fino y ponlo en una sartén caliente, si es necesario añade un poco de aceite de oliva. No lo hagas a fuego máximo, pero déjalo hasta que se dore ligeramente, o si lo prefieres, hasta que esté crujiente.

Ensalada de guisantes frescos, bacon y requesón

Corta las hojas de radicchio en chiffonade, lava los rabanitos y córtalos con un pelador de verduras bien finos. Escurre bien el maíz y prepara el requesón, simplemente desmigándolo con las manos. Procura seleccionar un buen requesón artesano, que esté en una pieza, no esas tarrinas llenas de suero y migas de queso fresco.

Incorpora al recipiente de los guisantes el radicchio, los rabanitos, el maíz y el bacon, mezcla bien y después añade el requesón, mezclando un poco menos, pues continuaría desmigándose, aunque eso va a gustos.

Emplatado

Sirve la ensalada de guisantes tiernos y justo en ese momento adereza con la vinagreta de mostaza y miel, o llévala a la mesa para que cada comensal aderece su ensalada al gusto. Acompaña con unos colines o tostadas y ¡buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (45 votos, media: 4,47 de 5)
Loading ... Loading ...