Crujientes de pipas

Crujientes de pipas

Palitos, colines, tostas, galletas saladas… todo tipo de formas se le puede dar a una masa horneada enriquecida con pipas, y del mismo modo que las semillas del girasol se toman una tras otra, apetece saborear estos crujientes de pipas que hoy os mostramos. Son un aperitivo muy sabroso, además satisfacen la necesidad de disfrutar de esa textura que cruje suavemente inundando el paladar de sabor.

La verdad es que estos crujientes d pipas, cuando los preparéis, no sólo los ofreceréis con los aperitivos, serán un tentempié excelente en cualquier momento del día, siendo además nutritivos y saludables, sólo tenéis que ver los ingredientes con los que se elaboran. No obviemos tampoco lo fáciles que son de hacer, valorad el tiempo que os llevará preparar estos palitos con pipas, veréis que compensa más que comprar los que se comercializan y que en el etiquetado no indican que contienen grasas vegetales, pero ¿qué tipo de grasas?

Ingredientes

200 gramos de harina floja, 5 gramos de levadura de repostería, 5 gramos de sal, 100 gramos de agua, 10 gramos de aceite de oliva virgen extra, c/n de pipas de girasol peladas.

Elaboración

Pon en un bol la harina tamizada, añade la levadura y la sal, incorpora también el aceite de oliva y el agua, empieza a mezclar y amasa hasta que obtengas una masa fina y homogénea, como si hicieras una masa de pizza.

Deja reposar la masa diez o quince minutos, cubriéndola con un paño para que no se seque. Después córtala en dos porciones, extiende la primera sobre papel vegetal y cubriéndola con film transparente para que no se pegue al rodillo, extiende también como si estuvieras haciendo una base de pizza.

Cuando casi obtengas una masa con medio centímetro de grosor aproximadamente, moja la superficie con agua, con la mano o con un pincel y cúbrela con las pipas peladas, pasa el rodillo presionando para que se integren en la masa. Corta los bordes hasta obtener un cuadrado o rectángulo y a continuación corta tiras anchas.

Crujientes de pipas

Procede del mismo modo con la otra porción de masa (aunque también podrías hacer toda la masa de una vez). Dispón las tiras de masa con pipas en la bandeja de horno cubierta con teflón u otra tela de cocción.

Introdúcela en el horno precalentado a 200º C con calor arriba y abajo, durante 15 minutos o hasta que empiecen a tomar un poco de color, si se hacen en exceso, el crujiente también puede resultar excesivo.

Cuando retires los panecillos o galletas con pipas crujientes del horno, ponlos sobre una rejilla para que se enfríen y después consérvalos en un recipiente bien cerrado para que no se ablanden por la humedad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (37 votos, media: 4,14 de 5)
Loading ... Loading ...