Cómo hacer tahini

Tahini o tahina casera

El tahini o tahina es una pasta que se elabora con semillas de sésamo y que como conoceréis, se utiliza en muchas recetas de Oriente Próximo como el Hummus o el Baba Ghanoush. Cuando os hablamos de este alimento, mencionamos una de las formas de hacerlo en casa, pero vamos a profundizar un poco cómo hacer tahini, pues hay distintas formas de proceder para obtener unos u otros resultados.

Hoy vamos a ver cómo hacer un tahini fácil y rápido, aunque ofrece una textura más rústica y granulosa que los preparados comerciales, comprobaréis que en sabor es infinitamente mejor que la mayoría de pastas de sésamo que llegan a nuestro mercado. Hay que reconocer que con el tahini no se puede escatimar en el precio, un buen tahini tiene un precio elevado, y quien se decanta por los más baratos, probablemente no estará disfrutando de una pasta de estas diminutas semillas en condiciones.

Resulta mucho más saludable, rentable y delicioso hacer tahini casero, sólo son necesarios dos ingredientes y una procesadora que nos facilite la molienda de las semillas, y el tiempo de elaboración se reduce a unos 10 minutos. Casi podemos asegurar que si hasta ahora no le encontrabais la gracia al tahini o tahina, cuando preparéis vuestra propia pasta (si os gusta el sésamo y el sabor a frutos secos tostados) la saborearéis incluso sobre una tostada, como quien disfruta de una rebanada de pan con crema de cacao.

Os recordamos que hoy os explicamos cómo hacer tahini de la forma más sencilla y que próximamente os mostraremos otra elaboración de tahini más refinada. No dejéis de probar ambas.

Ingredientes

200 gramos de semillas de sésamo crudas (a ser posible ecológicas), 50 gramos de aceite (sésamo, girasol, semillas de uva, oliva...).

Elaboración

Pon una sartén muy amplia, para que las semillas se puedan extender bien, a calentar a temperatura media-alta. Cuando esté caliente incorpora las semillas y tuéstalas moviéndolas con asiduidad para que se hagan de forma homogénea. Deja que tomen color y desprendan su delicioso aroma, entonces estarán listas.

Si prefieres tostar las semillas de sésamo en el horno, hazlo a 180º C, en la bandeja bien extendidas y durante unos cinco minutos.

Vierte las semillas de sésamo en el recipiente de la procesadora, para nosotros es preferible triturar cuando están calientes porque se favorece la extracción de su aceite. En principio se obtendrá una pasta muy densa, es momento de aligerarla (es opcional) añadiendo un poco de aceite.

Tahini o tahina casera

Si se quiere respetar al máximo el sabor de las semillas de sésamo se debe utilizar un aceite de sabor neutro, nosotros solemos hacerlo así si el tahini va a tener distintas utilidades y lo que queremos destacar en los platos es el sabor de esta pasta, pero si preparamos el tahini para hacer hummus, en muchas ocasiones utilizamos aceite de oliva virgen extra para aligerar la pasta, después reducimos la cantidad de aceite en el puré si es necesario.

Tritura de nuevo la pasta de sésamo con el aceite que precises disponer, para obtener la densidad del tahini deseada. Ya puedes introducir el tahini hecho en casa en un tarro de cristal con tapa hermética, y reservar en el frigorífico hasta el momento de usarlo en las diferentes recetas de cocina, como por ejemplo una salsa de tahini.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (75 votos, media: 4,28 de 5)
Loading ... Loading ...