Gin Tonic perfecto de Martin Miller’s

Amor, obsesión y un poco de locura son los ingredientes de la Ginspiración, el resultado de la búsqueda de la ginebra de máxima calidad de Martin Miller. Con su nombre nace en 1998 Martin Miller’s Gin, una ginebra inglesa Premium con la que hoy os vamos a contar cómo hacer el Gin Tonic Perfecto.

Esto es posible gracias a que hace unos días nos invitaron a participar en una E-Cata (cata online), de la mano de Martin Miller’s Gin y de Eduardo, el barman profesional que a través de streaming nos ilustró sobre la historia de esta ginebra premium y sobre cómo hacer el Gin Tonic perfecto de Martin Miller’s.

No sólo atendíamos expectantes a las explicaciones del barman, conociendo los tres tipos de ginebra que se elaboran y sus características, las particularidades de Martin Miller’s Gin, cómo se debe hacer la cata de una ginebra… realizamos una cata virtual en la que se unía la formación teórica y la práctica, para hacer esto posible nos enviaron todo lo necesario para hacer el Gin Tonic Perfecto de Martin Miller’s, una botella de ginebra, una copa, una cuchara trenzada, bayas de enebro, lima… nosotros sólo tuvimos que poner el hielo, y las ganas de aprender y disfrutar.

La ginebra Martin Miller’s no nace de una moda, nace con el interés de hacer la mejor ginebra, es el resultado de la Ginspiración. Diez botánicos componen los aromas de este Gin destilado que redondean con el agua procedente de los glaciares de Islandia, de la que presumen por ser un agua de una pureza excepcional. Del mismo modo, los botánicos, enebro, casia, coriandro, angélica, lirio de Florencia, raíz de regaliz… son seleccionados en los lugares donde se encuentran los de mejor calidad, y claro, los cítricos son españoles.

Una vez obtenidas las mejores materias primas, deben proceder con las mejores herramientas y un maestro destilador para elaborar la ginebra, Rob es el maestro, y utiliza un alambique que fue fabricado a mano por John Dore & Co. en 1903 (le llaman Ángela), trabaja exclusivamente el corazón de la destilación para garantizar las cualidades que marcan la diferencia de esta ginebra premium, sabor suave, limpio, aromas equilibrados…

Desde la destilería, ubicada en Birmingham (Inglaterra), Martin Miller’s viaja hasta un pequeño pueblo de la costa oeste de Islandia donde se mezclará con el agua de los glaciares, considerada la más pura del Ártico. Varios premios corroboran su calidad, nada menos que doce galardones, tres Doble Oro en la San Francisco World Spirit Competition, y en el International Spirits Challenge ha obtenido dos Trofeos Absolutos, tres Oros y dos Platas.

Como podéis imaginar, la e-Cata fue muy didáctica, además de las explicaciones de Eduardo, mientras la realizábamos podíamos enviar nuestras dudas y consultas que después fueron respondidas, aunque no todas, pues participamos más de 40 personas. Además fue muy amena, desde la comodidad de nuestro hogar, con todo lo necesario para elaborar el Gin Tonic Perfecto de Martin Miller’s, pudimos aprender a catar una ginebra y a elaborar un equilibrado combinado.

Cata de ginebras

Empezamos realizando la cata en sus tres fases, visual, olfativa y gustativa, siguiendo los pasos del barman, primero se realiza la cata visual, y con esta premium, nos encontramos con un Gin destilado transparente y brillante. La llevamos a la nariz para percibir los aromas, leves toques cítricos y florales, jazmín, lavanda… en boca tiene una entrada con un punto de dulzor, es impresionante la untuosidad y cómo con el calor corporal se provoca que salgan los aromas botánicos. Se percibe el enebro y especias como la pimienta, dejando un retrogusto elegante, largo y agradable.

Pero veamos cómo debe prepararse la copa. La temperatura es muy importante a la hora de preparar un Gin Tonic, por eso es necesario utilizar cubitos de hielo grandes y macizos (los que se comercializan, no sirven los que se hacen en el congelador de casa), así se expone menos superficie y se deshace menos. Incluso sería más favorable si la forma de los cubitos fuera redonda, menos agresiva con el carbónico.

Sobra decir que la tónica debe estar fría, a unos 2-5º C, tras varias horas en el frigorífico, y un importante detalle que quizá muchos de nosotros no habíamos tenido en cuenta, la ginebra también debe estar refrigerada, la recomendación del barman es que la tengamos siempre en el frigorífico y a ser posible en el congelador. Con todos los elementos fríos, sólo nos falta adecuar la temperatura de la copa, recomendada en este caso una copa grande tipo balón, que tenga capacidad para al menos seis cubos de hielo macizos, aunque también se podría hacer en vaso, Eduardo nos cuenta que esta copa favorece más la apreciación de los aromas de Martin Miller’s Gin.

Es fácil atemperar la copa, introducimos el hielo y le damos vueltas con la cuchara trenzada. Gracias a la solidez del hielo, no se habrá encharcado el fondo de la copa, pero si se diese el caso el agua desprendida hay que desecharla. Preparamos el Gin Tonic Perfecto de Martin Miller’s Gin:

Gin Tonic perfecto de Martin Miller's

Una vez que la copa se ha enfriado y está llena de hielo, incorporamos tres bayas de enebro presionándolas ligeramente con los dedos, pero sin romperlas. Tomamos el pelador para retirar un twist de lima (la lima es más elegante y menos agresiva que el limón, y es el matrimonio perfecto para el enebro), le ayudamos a que desprenda su aceite esencial en la copa presionándolo-girándolo suavemente con los dedos.

Es momento de añadir la Martin Miller’s Gin, como se trata de una ginebra seca, el equilibrio se halla en 1/4 de ginebra y 3/4 de tónica premium, recomiendan Schweppes, aunque otras tónicas de calidad que cuiden el carbónico y el sabor, también serán adecuadas. Partimos de unos 6 cl. de Martin Miller’s Gin, cantidad suficiente para que evoque toda su personalidad de forma equilibrada.

Para verter la tónica hay que tener la precaución de evitar que se escape el carbónico, por eso se utiliza la cuchara trenzada, gracias a ella, la tónica se desliza suavemente para acabar en la copa sin apenas haber perdido gas. Retiramos la cuchara, sin remover, los ingredientes se mezclarán por sí solos si dejamos reposar la copa 30 segundos.

Siguiendo los secretos para saborear el Gin Tonic Perfecto, tendremos además las garantías de que pasados 20 minutos, nuestro Martin Miller’s Gin seguirá manteniéndose frío y con burbujas, hay que saborearlo y disfrutarlo sin prisas, y además, al ser un combinado equilibrado y suave, podremos repetir, siempre que sea después de comer. Eduardo nos lanza otra recomendación interesante, como sabemos, el Gin Tonic es también una bebida muy apropiada para el aperitivo, pero en este caso, lo ideal es tomar la mitad de la copa. Beber con moderación es nuestra responsabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (140 votos, media: 4,51 de 5)
Loading ... Loading ...