Restaurante Arola

Restaurante Arola Hotel Arts Barcelona

Si en estos momentos nos preguntan por un restaurante en Barcelona, en el que disfrutar de una cocina con raíces y actualizada, en un ambiente joven y familiar, y en un entorno idílico, íntimo pero que invita a la sociabilidad, recomendaríamos el Restaurante Arola, ubicado en la segunda planta del Hotel Arts de la ciudad condal. Es por todos sabido que el chef catalán Sergi Arola dirige la cocina de este restaurante, pero desde la distancia, ya que su fogón principal es el restaurante madrileño Sergi Arola Gastro.

Y la verdad es que puede estar muy tranquilo con el chef que está al frente del Restaurante Arola de Barcelona, Ismael Alonso es, como se suele decir, joven pero sobradamente preparado. Lleva consigo un currículum en el que aparecen restaurantes como el Celler de Can Roca, La Broche, Mugaritz, Las Rejas… a sus 33 años, Ismael Alonso es todo un referente en la cocina creativa, una buena formación, la complicidad con Sergi Arola y la pasión por su labor en los fogones, hacen que sea su nombre el que mantenga al Restaurante Arola como uno de los más considerados de Barcelona.

Sin ninguna duda, en ello también participa todo el equipo que hace que la estancia en Arola sea perfecta, desde la recepción, pasando por el servicio de sala dirigido por Eduard Arola y la maître María Sainz, y completado con la plausible selección de música de Dj. Poet, Natxo Arola. Además, tuvimos la fortuna de ir a cenar el jueves pasado, y todos los jueves de verano hay música en directo en la terraza Arola, realmente disfrutamos mucho, lo que quizá nos motive a volver el próximo 5 de agosto, pues la música en directo será la protagonizada por el grupo musical de Natxo Arola, Poet in Process, podéis escucharlo aquí.

Restaurante Arola Hotel Arts Barcelona

Eduard y Natxo son hermanos de Sergi Arola, y se percibe que esa familiaridad se ve trasladada al ámbito del restaurante, un lugar cosmopolita, sofisticado y desenfadado, nos contaba Eduard Arola que al principio no fue fácil que un hotel de cinco estrellas como es el Arts, acogiera un restaurante en el que se abriera vía al vestuario informal, ahora, incluso los camareros visten camiseta y bambas (zapatillas deportivas), pero con gusto. Lo más importante es hacer que quien acuda a comer o a cenar se sienta cómodo.

Este estilo se ve también reflejado en la cocina, en los platos que se van a degustar y algunos de ellos los vais a poder ver a continuación, el resto de opciones (distintos menús, carta, etc.) podéis verlas en la web del restaurante. Pero no queremos empezar con nuestro menú degustación sin presentaros también al sommelier Joan Arboix, el joven mallorquín premiado como Mejor Sommelier de Baleares en 2008 y que se ha incorporado al equipo de Arola este año, habiendo pasado anteriormente por otros grandes restaurantes como el Moo del Hotel Omm, donde trabajaba con Roger Viusà, segundo mejor sumiller del mundo en 2008.

Nos mostró la carta que él mismo ha realizado en la que cuenta con 650 referencias y predominan los vinos españoles, franceses e italianos, aunque igualmente hay muchas opciones para disfrutar de vinos de otros países cuidadosamente seleccionados, Portugal, Australia, EE.UU., Chile, Alemania… para nuestros platos, sin dudarlo nos dejamos llevar por las recomendaciones de Joan Arboix, que realizó un estupendo maridaje, sorprendiéndonos con nuevas joyas enológicas que valorar.

Pero el primer trago fue el de un cóctel antes de empezar a cenar, un goloso cóctel llamado Guaracha y que combina sabores frutales y ácidos como los arándanos y el limón, refrescando con la misma menta que se encuentra cultivada en las jardineras de la terraza del restaurante. Mientras esperábamos los snacks (así se definen en la carta) nos sirvieron una Crema de queso con pimiento morrón muy rica, los tomamos con unos colines que estaban más ricos aún.

Restaurante Arola Hotel Arts Barcelona

Los snacks dieron comienzo con el Bocata de sepietas y jamón, dos bocados de un tierra y mar muy sabroso y agradable en su textura para el paladar, un refrescante Ceviche de pulpo, guacamole y picadillo de encurtidos acompañado de un ‘taco’ de maíz y ‘Nuestras Patatas Bravas’, las famosísimas patatas bravas de Arola que aunque no llegaron todo lo crujientes (en su capa exterior) que esperábamos, estaban deliciosas, son delicadas en el paladar pero con un golpe de sabor bravo que nos encanta.

Entramos entonces en la categoría ‘Para picar…’ con un el primer vino de la noche, Belondrade & Lurton 2008, un verdejo de la D.O. Rueda con un año de barrica que suma potencia a la frescura de esta variedad de uva, es un vino que según nos contó el sumiller, gana en notas aromáticas con el envejecimiento. En el punto en el que nosotros lo degustamos, fue ideal para combinar con el Steak tartar, infusión de soja, yema de huevo y cebolla frita, muy equilibrado en sabores, la soja en su punto, la carne muy tierna, como se puede apreciar en las imágenes, con infiltraciones de grasa que la hacían más jugosa, la untuosidad de la yema, la cebolla crujiente, el refrescante cebollino, imaginaos.

Picamos también un delicado y elegante bocado compuesto por el Turrón de hígado de pato aromatizado con café y acompañado de un coulis de maracuyá. En la carta de Arola hay una sección en la que se ofrecen productos llegados de La Boquería, con ellos, Ismael Alonso elabora platos ‘En estado puro’ en los que se ensalza el producto, como las pequeñas y exquisitas Navajas, picada de ajo y perejil y la Ensalada de tomates (de todos los colores y formas conocidos), platos que podemos describir como comfort food, nos trasladan a los sabores naturales y tradicionales de las mejores materias primas.

Pasamos entonces al plato de cuchara con un Suquet frío en falsa brasa, una delicia que como nos explicó Ismael, elabora como un gazpacho con caldo de gamba como base, este aterciopelado suquet baña una gamba de Palamós carnosa y perfecta en su punto de cocción. La falsa brasa se funde en el suquet aportando notas ahumadas y también marinas debido a la tinta de calamar. Con este plato Joan Arboix nos ofrece un vino del Baix Empordà, Sota els Angels 2008, es un selecto vino del que hay poca producción, parte de las variedades Picapoll y Viogner, con unos ocho meses en barrica, y que se muestra aromático, sabroso y con cuerpo, untuoso en el paladar.

Restaurante Arola Hotel Arts Barcelona

Del mar nos llega un Dentón con guiso de espardenyas y chantarellas, sencillamente delicioso, un pescado con una cocción perfecta y un guiso que inundaba de sabor cada bocado, selectos ingredientes y buena ejecución. No podía ser menos el vino que acompañara este plato, el sumiller nos sorprendió con un Vi de la Terra de Mallorca, Anima Negra o AN 2006, un vino que también parte de dos variedades de uva antiguas que se están recuperando, la Callet, uva que definen como la Pinot Noir mediterránea, y la Fogoneu.

El último plato antes de pasar al momento dulce es un Tournedó de pollo de corral con cremoso de maíz y jugo de asado que tomamos con un Clos des Fees 2001 de Cotes du Rossillon, espectacular vino francés elaborado con Garnacha, Cariñena y algo de Syrah, reposa en barricas viejas, por lo que se transfiere al vino menos madera, en nariz percibimos aromas a humedad y unas notas de pimienta.

El sommelier elige este vino para el plato buscando el equilibrio, conseguido una vez más, es un vino que tira a dulce y lo redondea el aire de remolacha y la remolacha de la guarnición, que posa sobre un polvo de quicos y juega además con distintos tipos de maíz, las mini mazorcas, la emulsión de maíz ahumado… el pollo de corral está relleno de panceta y un paté de sus interiores que lo hacen más sabroso y jugoso. Muy bueno.

Restaurante Arola Hotel Arts Barcelona

El momento dulce… aunque tendremos dos, está dedicado al Albaricoque, con mousse de yogur y albaricoque, un sorbete del mismo y albaricoque en almíbar con una gelatina de esta fruta emulando el hueso del interior, además de su coulis y flores de lavanda entre otras. Un postre refrescante y digestivo que acompañamos de un Málaga elaborado con Moscatel de Alejandría, Jorge Ordóñez & Co nº 3 de 2005.

Ismael Alonso quiere trasladarnos a la infancia, cuando estábamos acomodadísimos en la terraza del restaurante, y lo consigue con la trilogía de polos o helados cremosos de tres chocolates, blanco, con leche y negro, éste último además con sorpresa, crujientes bolitas en su interior, claro, el que más nos gustó.

Podríamos seguir explicándoos lo que disfrutamos de la cena, de la compañía, del ambiente, del entorno… pero todo sería para vosotros la lectura de una experiencia ajena, nuestra recomendación es que la hagáis propia, echad un vistazo a la carta del Restaurante Arola, abrid vuestra agenda y mirad si tenéis disponible un jueves por la noche si queréis música en vivo, si no, otro día también lo disfrutaréis igual. Quedamos a la espera de que nos contéis vuestra experiencia.

Restaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts BarcelonaRestaurante Arola Hotel Arts Barcelona

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (23 votos, media: 4,91 de 5)
Loading ... Loading ...