La tecnología de las golosinas III

Cortezas de cerdo

La tercera entrega de La tecnología de las golosinas, como os comentamos en La tecnología de las golosinas II, nos muestra cómo se elaboran los donuts de forma artesanal, y también los deliciosos donuts rellenos, con jalea de limón por ejemplo. Pero además, nos muestran cómo aprovechan ‘los agujeros’ de los donuts, cómo hacemos en casa… volvemos a amasar para hacer más donuts.

Pero en lo que entramos en el vídeo de La tecnología de las golosinas III, emitido por Canal Historia y subido a Youtube (vídeo suprimido), es en la carne frita. Entramos a Rudolph Foods (Ohio), donde nos muestran sus famosas cortezas fritas. Conocemos los conocidos como chicharrones de cerdo, que como sabemos, se elaboran a partir de la piel del lomo de cerdo, y algo de su historia.

Para hacer las cortezas de cerdo primero cortan la piel en cuadrados de dos centímetros para que todas sean más o menos iguales, aunque se deformen con la fritura. Después se somete a un proceso de cocción, le añaden un conservador o aditivo, y a continuación extraen la humedad de la piel de cerdo mediante la cocción en aceite.

Así se obtiene la corteza dura que después será seleccionada por su calidad, desechando las piezas con hueso, con un color que no sea óptimo o tenga cualquier otro defecto. Finalmente se envían a la freidora, las cortezas se fríen en manteca de cerdo a 200º C durante un minuto, las cortezas aumentan hasta cinco veces su tamaño.

Ahora sólo falta aderezar las cortezas cuando aún están calientes, se envasan y ya están listas para consumir. Deben estar muy ricas, pero es una bomba de grasa para el organismo, por lo que deben consumirse con mucha moderación.

A continuación conocemos cómo se elabora el charqui (jerky), una carne deshidratada que surgió fruto de la necesidad de la conservación de la carne por largos periodos de tiempo cuando no existía la refrigeración. Es carne cortada en finas tiras, desprovista huesos y grasa, salada y secada al sol. Al parecer, esto es una golosina que se sigue elaborando pero ahora de forma industrial, los productores de charqui utilizan la tecnología pero conservan, en lo posible, la forma de elaboración.

Una vez cortada la carne de ternera muy magra, la marinan durante dos días con ingredientes que le darán sabor, algunos de ellos son secretos (maldito Top Secret, nunca sabremos realmente lo que comemos). En la elaboración industrial no se seca la carne al sol, se cuelga en unas rejillas que se introducirán en el horno de ahumado, donde perderá el agua y se secará.

Hay un estricto control de calidad del producto antes de su envasado, y por lo que indican es un alimento muy apreciado por cazadores, excursionistas y militares. No lo hemos probado nunca, ¿lo habéis hecho vosotros?.

Terminaremos de ver elaboraciones industriales con carne en el próximo vídeo de La tecnología de las golosinas, las salchichas, uno de los productos cárnicos procesados más consumidos.

Historial
La tecnología de las golosinas
La tecnología de las golosinas II
La tecnología de las golosinas IV
Foto | Calgary Rewiews

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...