Tarta de queso y remolacha

Tarta de queso y remolacha

En base a nuestra Tarta de queso tradicional, hicimos algunos cambios para disfrutar de una original Tarta de queso y remolacha, un postre muy colorido y dulzón que sorprenderá a la vista y al paladar de tus comensales. La elaboramos antes de salir hacia Pamplona, al Congreso Internacional Navarra Gourmet, así que sólo pudimos tomar una pequeña porción, nos quedamos con ganas de más (los que se quedaron en casa acabaron con ella rápidamente), estaba riquísima.

La raíz de remolacha es un alimento muy interesante y fácilmente clasificable en la elaboración de postres dado su contenido en azúcares. Aunque es muy habitual incluirla en guisos (cuando está cruda) y en ensaladas (una vez cocida) contrastando sabores y colores, con la remolacha podemos hacer ricos postres como esta receta de tarta de queso con remolacha, helados, bizcochos, almíbares… Personalmente nos encanta combinarla con lácteos y/o con chocolate, ¿y a ti?

Ingredientes

250 gramos de queso mascarpone, 180 gramos de queso crema tipo Philadelphia, 400 gramos de remolacha cocida, 6 huevos, 200 gramos de azúcar, 55 gramos de harina, esencia de vainilla.

Elaboración

Engrasa el molde con mantequilla y espolvorea un poco de azúcar repartiéndola por todo el molde, desecha la que no se adhiera a la mantequilla. Vierte en un cuenco amplio los dos tipos de queso crema, la remolacha troceada, los huevos, la harina, el azúcar y la esencia de vainilla. Tritura con la batidora de mano y vierte la mezcla en el molde, deja reposar durante media hora aproximadamente.

Mientras tanto, precalienta el horno a 180º C arriba y abajo o con el ventilador y pon una bandeja de horno con suficiente profundidad para llenarla de agua y de un tamaño suficiente que permita introducir el molde de la tarta. El agua siempre deberá cubrir unas ¾ partes del molde de la tarta para realizar una cocción al baño maría.

Tarta de queso y remolacha

Cuando el horno esté a la temperatura indicada, cubre la tarta con papel de aluminio sellando bien para que no entre agua y cuece al baño maría en el horno durante 45 minutos aproximadamente. Retira el papel de aluminio a los 30 minutos de cocción.

Comprueba que la Tarta de queso y remolacha está cocida introduciendo un palillo en la tarta, si sale limpio, la tarta está cuajada y hecha, en caso contrario deja cocer unos minutos más. Retira la tarta del horno y deja enfriar antes de desmoldar.

Emplatado

Corta la Tarta de queso y remolacha en porciones y sírvela acompañada de una quenelle de helado de yogur, helado de queso o simplemente con un poco de nata. Puedes tomar la opción de hacer una base de galleta si lo deseas, o acompañarla de unas crujientes galletas que aporten textura a este goloso postre. ¡Esperamos que lo disfrutéis!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...